Cabalgata

Cabalgata es Andar a caballo es una de las actividades más antiguas realizadas por el hombre desde tiempos remotos. Hoy en día, esta actividad se ha consagrado tanto como una actividad recreacional como un deporte de competición profesional.


Cabalgata en la actualidad

Hoy en día, las cabalgatas pueden darse como una actividad recreacional y pueden encontrase, por ejemplo, en excursiones durante las vacaciones. Existen varios grupos que se dedican a organizar actividades y excursiones por diferentes lugares, tales como las playas, los bosques o las montañas, dependiendo del spot vacacional elegido. A la hora de realizar estas cabalgatas no se necesita ningún tipo de conocimiento previo, ya que se realizan en grupo, con un instructor el cual los dirige, y con caballos elegidos especialmente para personas que no están familiarizadas con esta actividad. Lo único que se requiere para cabalgar es la habilidad para manejar el caballo; ésta no requiere ser practicada si no que depende de cada persona y su capacidad de tratar con animales.


Cabalgatas de Huillca Expedition

CABALGATA LAGUNAS AUSANGATE

CABALGATA EN EL AUSANGATE

CABALGATA PERSONALIZADA


Beneficios de cabalgata

Montar a caballo es siempre una actividad enriquecedora. Paseos y rutas a caballo se han convertido en una alternativa de ocio sana, natural y para toda la familia. Pero no sólo queda ahí la experiencia de montar a caballo, no sólo es una diversión ocasional. Montar a caballo conlleva indirectamente una serie de beneficios para nuestra mente y nuestro cuerpo. Si amáis la naturaleza, os gusta el deporte y os ocupáis de la salud, montar a caballo es la actividad perfecta para vosotros.

  1. Mejora nuestra postura. Nuestra espalda debe mantener una posición recta consiguiendo así que adoptemos una mejor posición corporal.
  2. Regula el tono muscular.
  3. Favorece la circulación sanguínea. Estar sobre un animal, como el caballo, que tiene una temperatura corporal mayor que la nuestra repercute en el organismo favoreciendo su circulación sanguínea.
  4. Disminuye la espasticidad. Montar a caballo consigue que nuestros músculos se relajen, disminuyendo su rigidez y la tensión muscular.
  5. Favorece la coordinación y los reflejos. Recordemos que no estamos solos, es decir, formamos parte de un equipo, nuestro caballo y nosotros somos seres vivos en un entorno natural. El ejercicio no se desarrolla de la misma manera que en las cuatro paredes de un gimnasio, en el que nada cambia de un día para otro. Cuando montamos a caballo desarrollamos más los reflejos puesto que debemos estar atentos a cualquier cambio de ritmo de nuestro compañero o de cualquier nueva variación que se produzca en el entorno natural en el que nos encontremos.
  6. Planificación motora. Debido a que es una actividad en la que participa otro ser vivo y se desarrolla en un entorno cambiante nos obliga a estar atentos a los cambios y preparados para anticiparnos a las acciones que debemos llevar a cabo. Por eso, aumenta nuestra planificación motora porque se trata de saber planear y ejecutar actividades especiales no habituales.
  7. Mejora la percepción corporal. Otro beneficio de montar a caballo es que nos hace conscientes de nuestro cuerpo y de la posición y lugar que ocupa respecto al entorno en el que se encuentra. Obtenemos mayor información de nuestro lugar espacial y de cómo podemos establecer relaciones con ese medio.
  8. Favorece la adquisición de la lateralidad. La lateralidad corporal es indispensable para orientar al cuerpo en el espacio y a los objetos, que en él se encuentren, respecto al propio cuerpo. Mediante el desarrollo de la lateralidad adaptamos nuestros movimientos corporales al entorno en el que nos encontremos.
  9. Confianza, autocontrol y autoestima. Estar en contacto con el caballo y hacer deporte con él conlleva una serie de beneficios psicológicos como son la confianza (debemos confiar en nuestro compañero cuadrúpedo y, a la vez, en nuestras capacidades como jinetes), autocontrol y autoestima.
  10. Mejora la concentración y la capacidad de atención.
  11. Respeto. Trabajar al lado de otro ser vivo y en la naturaleza nos enseña a amar y respetar lo que nos rodea.

Recomendaciones Importantes

¿Has pensado en ir a dar un paseo a caballo por el Ausangate? Si ya tienes experiencia en rutas a caballo, intentaremos que disfrutes, ya que nuestros guías, intentarán que puedas galopar en las zonas establecidas para ello. No dudes en avisarnos de que sabéis montar a caballo, para poder hacer que galopéis en algún tramo, siempre al final del grupo.

En caso de que sea tu primera vez, has venido al sitio ideal, nuestros caballos están acostumbrados a salir con gente que no tiene ni idea y hacen que disfruten de un paseo por unas zonas de una belleza increíble, en cualquier época de año, a lomos de unos caballos con el mejor carácter, dóciles y tranquilos. No aconsejamos, ni dejamos que los adultos lleven a un niño pequeño delante, en el mismo caballo, a no ser que sea un expertisimo jineteLos niños salen a partir de ocho años al campo, a dar el paseo solos en su propio caballo.

Te daremos algún consejo:

Se recomienda ropa cómoda, preferiblemente pantalón largo y si tienes una bota que te cubra el tobillo, perfecto! Así no te dañara el estribo. Aquí te facilitaremos el casco, que es obligatorio tanto para los menores como para los adultos.

Protección solar, si el tiempo es soleado y una chaqueta si el tiempo es más fresco, Incluso un chubasquero, si hay probabilidad de lluvia.

Para montar a caballo los profesionales del Huillca Expedition, te explicarán y ayudarán a subir, (veras como no es tan difícil), el truco está en hacer como si subieras un escalón alto, al apoyarte en el estribo. Siempre se sube y se baja por el lado izquierdo del caballo.
Lo más importante antes de subir, es comprobar la silla está bien cinchada al caballo, cosa que siempre comprobamos antes.

Seguidamente los monitores te colocarán los estribos adecuados para tu altura y te explicarán el manejo de caballo.

Las riendas, las tienes que coger con la mano izquierda y lo que sobra de la rienda lo cogeremos con la mano derecha y lo apoyaremos en la pierna derecha y la mano izquierda siempre levantada, sin apoyar. Nosotros montamos a la vaquera, y las sillas son también vaqueras, ya que son más cómodas y más fáciles para quien no sabe. Si tu has aprendido a la inglesa, puedes llevar los caballos a dos manos, que te responden bien.

Para parar al caballo, tiramos de las riendas hacia el ombligo (con cariño, no bruscamente) y una vez parado, no hay que seguir tirando.

Para qué el caballo ande, no hay que ir tirando de las riendas, pero tampoco dejarle suelto, ya que así no le podremos manejar.

Para ir a la derecha, tiramos de las riendas hacia la derecha y para la izquierda tiramos de las riendas a la izquierda.

Una vez explicado esto, sale un guía delante que controla al grupo y los que no saben van en las primeras posiciones, detrás de el, y los que saben se colocan por la zona de atrás para poder galopar con los guías que salen al final.

Siempre es mejor ir en fila para que los caballos no se piquen y no haya riesgos de que suelten una cosa.

Relajate y disfruta del entorno, déjate llevar si no sabes y disfruta llevándolo tu si ya sabes
Anímate y ven a disfrutar de una experiencia inolvidable en un entorno natural único, en pleno Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama en compañía de tu familia o amigos.